domingo, 5 de diciembre de 2010

Pensamientos inconexos

A lo largo de la semana he tenido dos conversaciones curiosas, una de ellas la escuche en el trasporte público, la otra participe en ella de forma indirecta. Ambas tenían algo en común la maldad en los videojuegos, lo malsanos y destructivos que son para nuestra sociedad y como las nuevas generaciones salen peor por culpa de ellas, durante ambas una mujer moría a palos por culpa de una persona con problemas mentales. Se determina que esa persona no tiene nada que ver con los videojuegos pero en otro lugar una niña dispara a su madre con la pistola de su madre, por culpa de confundirla con el mando de wii defienden algunos, nadie repara en el hecho de que haya armas de fuego mortales en una casa al alcance de una niña de 6 años. Una panda de adolescentes pegan a su compañero en el patio y le ingresan en la UCI, todos juegan a videojuegos alguna vez a la semana pero casualmente los agresores provienen de familias destrozadas y han empezado el consumo de drogas. Dos calles más abajo un chico de 17 años mata polígonos a time crisis inconsciente de que en la tienda de enfrente dos ladrones apuñalan a un cajero por un par de billetes, pero el que tenga inclinaciones según los científicos a la delincuencia será el, a dos metros sobre el, otro asesinato, tienen consola por supuesto y un par de juegos de rol orientales en la estantería nunca los habrá probado, le aburen, le obligan a pensar, pero será lo que saldrá en los periódicos, mientras el vecino esta viendo las noticias sobre alguna guerra innecesaria en algún país de nombre impronunciable. Los generales de dichas batallas no saben ni lo que es una cruceta a nadie le importa pero cuando uno de los militares que ha matado a doscientas personas en el frente vuelve a casa con tres medallas y maltrata a su hijo es culpa de haber jugado a los videojuegos, de fondo en la tele hay un partido, los hinchas del equipo derrotado crean un disturbio, la noche se salda con 20 heridos y un muerto, cuando la ambulancia llega al hospital se cruzan con un medico que acaba de diagnosticar una muerte por inanición, la persona llevaba 36 horas seguidas ante el ordenador, a nadie le preocuparía de otro modo, que este en paro, solo y con un problema psicótico es mas atenuante que el ultimo mmo del mercado. Al otro lado de la línea de red hay una fiesta, doce jóvenes se meten todas las drogas diseñadas por el hombre pero la culpa no la tendrán la falta de supervisión paterna, la tendrá una Xbox semiabandonada y dos juegos de futbol pirateados en el salón…
Podría llegar a estar así durante paginas y paginas pero lo considero necesario, al igual que esas discusiones, ¿que los juegos de hoy son violentos? Claro que si, nadie diría lo contrario, ¿Qué es más sano matar código y polígonos? Por supuesto que si, recordemos que todo tipo de expresión artística a sido apoyada por los jóvenes y considerada perniciosa por los adultos, elementos como el rock o el hevy que hace 3 décadas se consideraban aspectos del demonio han sido considerado cultura cuando los viejos han caído del poder. Poco a poco a medida que las generaciones que jugaban a aquellas viejas computadoras los videojuegos se van aceptando, pero aun asi falta mucho camino por recorrer mucho mas del que parece.