domingo, 27 de junio de 2010

La sabiduría de Pagner

Miyamoto no tendrá el príncipe de Asturias por fomentar la incultura

Esta noticia ya tiene un par de semanas pero me parecía adecuado comentarla y darle el premio Pagner de Junio al jurado del príncipe de Asturias.
Estas personas han demostrado la incoherencia de las palabras de un país como el nuestro, no digo que los vencedores no merezcan el premio, solo dudo la legitimidad de la descalificación de Miyamoto, como decían “Darle el premio a Miyamoto es como decirle a nuestros pequeños que no lean libros”. Y es que esta frase a derrumbado cualquier victoria lograda por el ocio electrónico estos años en nuestro país.
Son declaraciones como estas las que me hacen pensar que estamos gobernados por personas indignas que no son conscientes del mundo ni de la realidad, personas que demuestran su incultura al no haber jugado jamás a un titulo del ocio electrónico y como dicen “una cosa es ser tonto y otra afirmar ser tonto”.
Estas declaraciones vienen a decir que las declaraciones de hace casi dos años del videojuego como cultura eran vanas, unas declaraciones mas porque a industria da dinero que por auténticos meritos. Y es que estas declaraciones ponen en entredicho los datos sobre esta industria, porque claro se les abre la boca alabando a los chicos de Mercury porque dan dinero y luego se le niegan los premios por incentivar a la incultura e ahí la coherencia de nuestro país.
Para empezar la edad media del jugador es ya superior a las 30 años y aun asi parece que estamos jugando con juguetes. No solo estas poniendo en entredicho el ocio de personas adultas si no que les estas privando de sus experiencias al pretender que el producto sea para niños, me recuerda un poco a lo que está pasando con la animación (tradicional, 3D o oriental) cuyo Publio es mucho mas adulto del que se piensa (y que ha sufrido lo suyo como demostró el viaje de Chihiro).
Los videojuegos generan en España el 4% del PIB, superior a sectores como el de la energía y de algunas formas de ocio, esto demuestra que es una industria con influencia cultural, no solo eso la cultura moderna y todo el mundo están influidos por ellos, pocos son los elementos en los que participan menores de 35 años en los que los videojuegos no hayan impregnado algo.
Los videojuegos en su gran mayoría disponen de guiones mas amplios que el teatro y el cine y de hecho algunos géneros disponen de tanta o más extensión que un libro.
Los argumentos de los juegos son en muchos casos más complejos que el de otras formas de ocio que exigen una implicación intelectual y emocional del jugador, títulos como Bioshok, la saga Metal gear, la saga Zelda y cientos de juegos más lo avalan.
No son pocas las personas que han descubierto los libros por los videojuegos, personas que jugaron a Halo pasaron a las novelas y de allí dieron el salto a la ciencia ficción, los libros de
Geralt de Rivia han sufrido un pico de ventas gracias al juego de Witcher al igual que la saga Metro 203X
Pero hay que tener en cuenta que algunas de estas cosas no hubieran sido posible sin los juegos y franquicias creadas por el genio nipón, uno de los padres de la industria y que ha recibido premios similares por toda Europa pero claro aquí seguimos pensando que esto es un juego de niños.