jueves, 20 de noviembre de 2014

Desafió de los 30 días: Dia 20

Hoy toca una de las preguntas especialmente divertidas del desafío;

¿Recuerdas aquel momento que se lio parda en una partida? ¿Qué paso?

Claro que recuerdo cientos de ellas, algunas muy buenas otras que dieron penas, muchas muy antiguas y no pocas recientes (incluso de este año) pero creo que me voy a quedar con dos de ellas que me ocurrieron como narrador hará algunos años:

 La primera de ellas fue un momento para recordar de la primer partida de exo que dirigí allá con 17-18 años. En esta partida no recuerdo por que los jugadores querían ir a realizar compras y fueron al centro comercial a gastarse los créditos que le habían dado para la misión. No recuerdo ya no como se me ocurrió la idea de que un adolescente fuera a atracar el lugar con una pistola en pleno día pero el caso es que pillo a dos jugadores de sorpresa.
 Ambos intentaron negociar con el chico sin mucho éxito y para calmarle le pidieron que bajara su arma, este argumento que no que la bajaran ellos y se la dieran ¡¡y uno de ellos lo hizo!! Ahora con un arma de verdad y no una réplica el chico pudo amenazar con motivos a los dos personajes mientras que el otro le echaba la bronca a su compañero. El asunto se zanjo cuando el tercer jugador hizo un disparo con su pistola desde el exterior de la tienda poniendo fin a una escena que duro más de la cuenta.

No es suficientemente parda… esperar que os dejo la segunda (puede herir sensibilidades esta sesión fue creada por un grupo monocultural de un único sexo y nacionalidad)

 Estaba yo con 14 años dirigiendo mi segunda campaña de merp (ya hay varias cosas mal en esa frase) cuando los jugadores deciden ir a Isengard durante los acontecimientos de la guerra del anillo (en un mundo alternativo pues los jugadores mataron a Frodo para robarle el anillo) mientras huían de una patrulla de orcos.

 En las puertas de la torre empezaron a negociar asilo (el jugador que se estaba leyendo las novelas no había empezado las dos torres ese día) y claro fueron capturados por los sirvientes de Saruman y despojados de su equipo.

 Pues aquí empezó lo bueno, veréis como comente yo tenia 14 años y cree mi propia versión de Isengard en la que como había leído que existían los semiorcos y con algún dato de la cultura orca del merp suponía que había una serie de salas de reproducción con orcas que se dedicaban a engendrar cada poco tiempo (esto es importante para entender las consecuencias de lo que pasaría)

 Bueno pues usando un hueso de rata el grupo logro abrir la cerradura y logra ir con sigilo hasta recuperar su equipo salvo armas, bien en este equipo había una cantimplora hecha con piel de trol que tenia una maldición, había un 20% de posibilidades que al beber de ella te trasformaras en trol durante 24 horas. Bueno quizás el grupo desarmado no tuviera oportunidad pero ¿y un trol? Bueno pues el enano bebió y saco la tirada, se transformó en una máquina de matar sin seso mientras sus compañeros esperaban que acabaran lo gritos, al salir solo vieron desolación y terminaron encontrando al enano/trol trasformado en piedra y en una de las habitaciones cercanas dos decenas de orcas destrozadas con un condón de metal tirado en el suelo hecho con las armas de los PJs y es que claro 5 varones de 14 años en plenos ´90 son un conjunto de mentes muy peligrosas.